miércoles, 30 de septiembre de 2009

Inevitablemente




Esto del amor es como ir a la escuela. Uno tiene que pasar por allí, aunque no quiera. Y se aprende. Vaya si se aprende! Aunque falte la maestra, aunque se acaben los recreos, aunque todo parezca una masa de información a veces inútil, a veces incomprensible, a veces excesiva. Aunque uno se sienta a veces expuesto, humillado, inexistente. Aunque uno deba asumir que no es tan bueno como cree.

Esto del amor es empezar todo de nuevo, aprender no tanto sobre el otro, sino sobre qué ha estado haciendo uno antes del amor. sobre quién ha sido uno antes y en qué se ha ido convirtiendo.

Nadie debería dejar de ir a la escuela y como bien dijo el maestro... "Nadie puede y nadie debe vivir sin amor"

Y como siempre, con esta misteriosa manera que tiene la vida de ser nuestra gran directora de escuela, si se logra mantener la fe suficiente como para confiar en ese sentimiento, más allá de las notas logradas en el tránsito de su experimentación, tarde o temprano nos encontraremos en la fiesta de egresados.

martes, 29 de septiembre de 2009

Cuidado con las Palabras

No sé bien qué sentir... la verdad...me quedé perpleja.

Creo que cuando suceden grandes transformaciones, no se "comunican" por medio de una sencilla poesía, ni su autor se mantiene en el anonimato. Mucho menos, si esa transformación involucra directamente a la destinataria de dicha poesía. Eso es, al menos, de dudosa intención (por no utilizar otros términos menos felices que me vienen a la cabeza).

Y yo, que soy tan temperamental, que ando siempre diciendo lo que la gente quiere y no quiere, quiere y no puede, puede y no le importa escuchar, vengo a leer algo que no se cómo tomar, porque no sé jugar así, porque yo voy por lo que quiero, porque yo firmo lo que digo, lo sostengo, y le pongo el cuerpo. Y si me retiro es porque creo que se acabó el juego. O porque sencillamente: perdí.

Así que sólo quiero escribir sobre lo que pensé en ese momento: me pregunté porqué para alguien resultaría tan fácil elegir las palabras exactas para significar un sentimiento, un deseo y hasta una "propuesta" en tan sólo un par de renglones, y con total claridad cuando se es absolutamente incapaz de luchar por ello, dar la cara, de respaldarlo. Y casi al instante me respondi: claro... por eso mismo.

No. Las grandes transformaciones no se demuestran, ni se sostienen con una poesía... hay que hacerlo con cuerpo y alma, si no... no hay cambio creíble.

(Qué paradoja... tanta poesía y me terminé poniendo pragmática. Dicen que uno cosecha lo que siembra...)

jueves, 24 de septiembre de 2009

Duda

Y otra vez la mañana, y los pequeños seres nos vamos con dos o tres pensamientos tranquilizadores y un poco de sol en la frente a lidiar con nuestras tareas cotidianas.
Creemos que hemos entendido algo, que podemos manejarlo, que por esta vez zafamos. Y volvemos a dejar para más tarde aquello a lo que no nos animamos.
Zafamos? o nos lo estamos perdiendo?. Que se yo!

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Los Días


Pasan los días como flechas, como tormentas de verano, pasan y se sienten como si hubieran pasado años. Aunque se sepa que aún es Septiembre, aunque la memoria aún retenga un número tachado.
Hay días que parecen una muñeca de trapo y otros una escuela y otros sólo un papel en blanco. Pero pasan. Siguen pasando como pasan las pasiones, los intentos, los fracasos.
Los días pasan y dejan una brecha a su paso; una por donde el dolor va drenando.


Para entrar en Calor

lunes, 21 de septiembre de 2009

ROMA

El sábado asistí al cumpleaños de una amiga, donde conocí la flamante casa que, junto a su pareja fueron levantando a fuerza de amor y mucho, mucho trabajo, ladrillo sobre ladrillo. Es un espacio hermoso y cálido, habitado además por otros seres tan vivos como ellas (no me gusta llamarlos "mascotas"). Un espacio con música y señales de generosidad esparcida por sus rincones.

Esa noche conocí también a otras parejas con las que compartimos la charla, la exquisita comida casera, el mate de la madrugada y el mini recital que ofreció nuestro trio más querido.
Y hasta tuve oportunidad de mantener una pequeña charla con otra amiga más cercana sobre el eterno tema de nuestras miradas. De cuán lejos se encuentra Roma, de lo inevitable que es volver en algún momento y de los medios de transporte que pueden conducir a ella.

Y descubrí, no sin reírme como loca (porque ya no me sorprendo de mis revelaciones), que lo mío es en camión. ¡¿Se imaginan un viaje en camión de Bs As a Roma?! (sí, un apostolado).

La cosa es que en algún momento, me traicionó el inconsciente y dije:- claro..."todos los camiones conducen a Roma" y (oh!...bendito Freud!)...casualmente, me crié en una familia de camioneros!.

Y saben por qué hablábamos de "Roma"?. Porque es así como la psicóloga de mi amiga denomina a su madre. Porque, según ella, (y ahora lo voy a escribir correctamente): "Todos los caminos conducen a Roma".
Me habré sentido identificada?
Por hoy dejamos acá. Seguimos la próxima.

Primavera


No soy muy afecta a las fechas, pero asumo que son una convención y a veces también una excelente excusa para unos mimos adicionales, así que hoy les dejo esta foto, que tomé hace unos días en mi balcón y que hace honor a la fecha.
Que la disfruten!

viernes, 18 de septiembre de 2009

Ensalada

Escribo la clave, tengo algo parecido a un argumento y me meto con las manos heladas entre los trastos renegridos de mi teclado a ver si logro preparar una ensalda.

Suena Ketama, llueve igual que esta mañana cuando posteé que nada me importaba y no es que ahora me importe, es sólo que el día se acaba.

Las noches traen siempre la trampa del recuerdo, una ráfaga de ese aliento que me dejó tiesa. Pero ya no me escondo a llorar en mis rincones, lloro al aire libre, a palabra pelada, escuchando las mismas canciones y sin que me importe nada y así hasta que se acabe el llanto y el recuerdo se seque.
Así, como debe ser cuando una se hace cargo de que no puede ser.

Claro que si no lloviese... claro que si fuese de día... claro que si fuese... (pero,...la pucha!...otra vez me pasé con el limón!)

Ya No

No me aguanto las ganas de bailar esta canción que suena en mis auriculares y me hace bullir la sangre..., pero en el bondi no queda bien que una mujer bien compuesta de golpe se ponga a saltar en medio del pasillo. Mientras tanto, pienso en tantas emociones encontradas, me miro las uñas prolijas, recién arregladas, huelo mi perfume intenso, recorro las últimas palabras y asumo que por fin llegó el tiempo del "no me importa nada".
Ya no me importa explicarlo todo, ni me importa desdecirme de haber dicho tantas pavadas. No me importa si es creíble, si es agradable, si es comprensible.
Ya no me importa ir en contra, ni adelantarme en el camino. No me importa otra cosa que esta mañana horrorosa; el aquí y el ahora.
Y ya no más excusarme, ni hacerle creer a nadie que soy una musa inspiradora. La verdad... ya no me importa.
Sólo me importa rescatar de mi fondo este tesoro, el último bastión de mi epopeya y sacar a bailar a la más bella para que el cuento acabe como en mi canción.

miércoles, 16 de septiembre de 2009

Visión

El día que te quiera me querrás como es debido, no habrá que engalanar nada ni habrá que dar nada por perdido, porque no habrá batalla, porque no habrá descuido; porque habrá mas nueces que ruido.

El día que te quiera tendremos que dormir juntas porque si no, sufriremos las dos de desatino, porque me querrás tanto que sin mí tampoco podrás tú articular el ritmo.

Vendrás desde el desierto con flores como cántaros de agua dulce, después de haber atravesado tus tormentas y yo habré sorteado el último espejismo. Me quitaré las metáforas, me desnudaré de eufemismos; sabré que los cuarenta días han acabado, me entregaré en cuerpo y alma y te querré, te querré como es debido.

Punto y Coma

Casi nunca las cosas son como parecen y nunca lograríamos, por buenos que fueran los telares, ordenar algunas madejas si no fuese por otras manos que desde afuera desenlazan ciertos hilos que somos incapaces de animarnos siquiera a tocar.

De pronto una gama de colores desprolijamente derramados a mis pies, mis dos manos aún con vida y un bosquejo en mi cabeza. Algo así como una trama, como un relieve; como una revelión.

sábado, 12 de septiembre de 2009

Refugio

Primavera. Bendita primavera!
Una explosión de flores, de esperanza, de colores. Otra vuelta de calesita para los locos y los soñadores, para los que aún no encajamos en la contundencia de los ataúdes, en los conjuros del destino.

Esta vez no haré de cuenta que aquí no ha pasado nada, sólo me secaré las lágrimas y simplemente volveré a montar el caballito blanco. No sé si sacaré la sortija, pero mientras siga galopando me acercaré al verano y allí, por fin, estaré a salvo.

jueves, 10 de septiembre de 2009

Solo tal vez

Ojalá pudiera improvisar una defensa propia tal como improviso una comida: con solo echar una ojeada adentro de la heladera.
Ojalá pudiera dejar de sentir que necesito preparar una defensa.
Ojalá pudiera dejar de sentir que el mundo se me viene encima cada vez que me quedo sin palabras.
Ojalá sintiera que puedo quedarme sin palabras.
Ojalá pudiera dejar de temer a quedarme sin palabras.
O también podría desear saber de una vez por todas lo que subyace debajo de lo que digo y tal vez, solo tal vez;
decirlo.

martes, 8 de septiembre de 2009

La Plaza Encantada

Había una plaza que me encantaba, una que tenía un secreto.
Ese lugar lograba convertir los deseos en momentos concretos. Cada vez que la visitaba en ella pasaban cosas extraordinarias: yo veía cómo las personas se transformaban y se volvían más simples y se veían más claras y estaban más cerca y no parecían extrañas. Algunas veces cantaban, otras jugaban, se besaban. Y uno podía tocarlas y decirles y mirarlas y ellas parecían felices y cómodamente instaladas, como si no quiseran nunca irse de tanta calma.
Era un lugar con pan casero, con manos entrelazadas, con miradas radiantes, todo enredado de magia, con senderos serpenteados por donde la gente paseaba mientras tomaba mate y admiraba el arte.
Fue un lugar maravilloso para mí.
Yo también me transformé allí.
Yo allí amé.

lunes, 7 de septiembre de 2009

Cuarto Oscuro

Extraño lugar el que me propone mi otro Blog, el primogénito, justo en este momento: como una especie de salto en el tiempo, como una mirada más descarnada de mí misma. Como un encuentro con mi parte oscura, como una especie de lugar que me incita a encerrarme a escribir sinsentidos dolorosos o crueles, cosas de otros, otras cosas que no huelen tan bien como cuando cocino.
De pronto el teclado se torna un arma de doble filo. Una tensa cuerda por la que camino tratando de mantenerme erguida, pero sabiendo que a los lados hay dos abismos.
Y no me caigo: Elijo.

domingo, 6 de septiembre de 2009

Motivación

La película se llamaba "La Eternidad y un día" y la terminé de ver hoy. Bella y triste, digna de ser vista un domingo a la tarde; y sobre todo con ese nombre.

Después de hacer la catarsis correspondiente y haber llorado como una yegua por cada frase que me pareció pertinente (casi todas, obvio), salté de la cama y me puse en acción.

En mi cabeza quedó rodando la imágen que recorté para que funcionara de motor: El protagonista le pregunta su madre, en su lecho de muerte:"¿ porque vivimos divididos entre el dolor y el deseo?, ¿porqué no aprendemos a disfrutar?

viernes, 4 de septiembre de 2009

Planes

Se acabó la semana laboral. Las obligaciones fueron cumplidas, los trámites realizados y a pesar de tanta lluvia, la casa se mantuvo limpia y ordenada.
Anoche lavé todos los frascos para preparar mis conservas de verano y más tarde, mientras cenaba en la cama, comencé a ver una película griega que me recomendaron, pero que aún no entiendo demasiado, mientras mis gatos se disputaban el mejor lugar sobre mi regazo. Como no hizo falta regar plantas, todos nos quedamos acurrucados y nos dormimos temprano.
Hoy me esperan el mate, un sahumerio y el nuevo disco "Y." de Bebe, que me compré hace días y aún no tuve tiempo de escuchar detenidamente: esta noche no hay apuro. Ponerme algo cómodo y disfrutar de cocinar algo rico para hacerme un mimo. Después, tal vez, el resto de la peli con mis peluditos otra vez acurrucados.

jueves, 3 de septiembre de 2009

Hijas Pródigas

En el año 2005, animada por una amiga, hice el intento de empezar a escribir un blog, pero en ese momento, mis patitos andaban demasiado dispersos por la laguna, con lo cual, al poco tiempo, abandoné.
La cuestión es que cuando decidí finalmente tomármelo en serio y quise recuperar aquel espacio, Google no me reconocía la contraseña, así que tuve que dar por perdido aquel pequeño trabajo y abrir una cuenta nueva, que es ésta, la que ya conocen. Pero, por esas cosas que tiene la vida, ("causalidades", me gusta llamarlas a mí), esta mañana, al prender la máquina y querer entrar como siempre lo hago al milhojas, Google, generosamente, (arbitrariamente), me ofreció recuperar aquel viejo espacio, introduciendo mi antigua contraseña (en esos casos agradezco ser tan conservadora en algunas cosillas: tengo dos contraseñas para tooooodo) y así fue que... ¡voila! esta vez sí la aceptó y de golpe apareció en mi pantalla: "Palabras", que había sido mi primer Blog. Y entonces pense:... chan!!! Y ahora???....jajajajaja! Volvieron las hijas pródigas!. No es cuestión de dejarlas tiradas por ahí... hay que hacerles un lugar en la casa. Cocina ya tenemos acá pero bueno,... como es muy reciente, por ahora solo les arregle y les hice un lugarcito en el living , porque ya están creciditas.Y después... ya iremos escribiendo. Si quieren, pueden pasar a leerlas. Además, ya tienen segundo nombre: www.palabrasprodigas.blogspot.com

miércoles, 2 de septiembre de 2009

El vaso medio lleno

Lo malo de no extrañar es darse cuenta de que no se tenía, pero tampoco nos vamos a andar quejando por todo.
La parte buena es que el cielo llora pero yo no.

martes, 1 de septiembre de 2009

Empresas

Por lo general, todas las tardes, mas o menos a esta hora, me siento a escribir y siempre algo aparece. Pero en estos días, la bipolaridad del tiempo y el fracaso en una cuestión laboral han influido marcadamente en mis escritos.

El caso es que hice algo que creí que sería incapaz de hacer y por suerte para mí, creo que esta vez salí beneficiada: aposté todo lo que tenía a mis convicciones. Tomé coraje y me enfrenté a la "jefa del equipo de trabajo". Una buena mina, pero jefa al fin.

Así fue que me desvinculé de la empresa que me daba demasiadas pérdidas y pocos beneficios, que me presionaba y que casi sin darme cuenta me había llevado a sentirme impotente, ineficaz e infeliz.

Me hubiera gustado proyectarme en conjunto, formar parte de esa GRAN EMPRESA. Yo tengo muchísimo y variado material para aportar. Pero vieron como son algunas "grandes empresas", nunca están satisfechas con nada, siempre lo quieren todo para sí y un@ nunca jamás llegará a ser "soci@" por más esfuerzos que haga.


Pero bueno, soy una artesana: siempre encuentro recursos para sobrevivir, lo mío está en el alma, así que ahora me dedico a pintar banquitos de madera y los colores los elijo yo mientras escucho y canto la música que más me gusta, el corazón se repone y empiezo a sentir que me estoy dando el lugar que me merezco.

Ya se me ocurrirá algún nuevo emprendimiento...